100% Productos CrueltyFree

Copa menstrual lamazuna talla 2

23,00 IVA incluido

Copa menstrual fabricada con silicona platino de grado médico.

Hay existencias

Compartir:

Características de la copa menstrual Lamazuna:

Copa menstrual fabricada con silicona platino de grado médico.

100% hipoalergénica.

Sin ftalatos.

Sin agentes blanqueantes.

Pequeñas perforaciones laterales en la parte superior crean un efecto ventosa que evita cualquier riesgo de fugas.

Viene con una bolsita de algodón orgánico.

El fabricante tiene el certificado ISO 13485:2003. Este certificado confirma que es apto para la fabricación de dispositivos médicos.

Usar una copa menstrual tiene muchas ventajas frente a los tampones desechables:

Es más saludable: La copa menstrual es más saludable que los tampones desechables. Es más respetuosa con el equilibrio bacteriano natural de la vagina. No hay riesgo de sequedad o fibras sobrantes porque recoge el fluido menstrual en vez de absorberlo. Reduce mucho el riesgo tóxico vínculado con el uso de tampones.

Ecológica y económica: De media, una mujer utiliza 12.000 tampones o compresas a lo largo de su vida. La copa menstrual es una alternativa mucho más sostenible y residuo cero ya que puede durar hasta 10 años.

Y de la misma manera que un tampón:

Se puede usar para viajar (incluso en avión), hacer ejercicio, nadar…

Cuando está colocada correctamente es muy cómoda y no se nota su presencia.

Consejos de uso:

Elige tu talla:

Talla 1: para mujeres con poco flujo.

Talla 2: para mujeres con flujo mediano o abundante, o que haya dado a luz por vía vaginal.

La copa menstrual Lamazuna puede colocarse más abajo que un tampón.

La copa puede introducirse y extraerse tanto en cuclillas, de pie o de rodillas.

Insértala en diagonal dirigiéndola hacia arriba y hacia atrás (la vagina tiene una inclinación hacia arriba y hacia la espalda).

Cuando uses tu copa por primera vez, ten paciencia. Puede que tardes uno o dos periodos en sentirte completamente cómoda con ella. Pero cuando le cojas el truco, te sorprenderás de lo fácil y cómoda que es. No sentirás la copa menstrual cuando la lleves puesta y podrás moverte con libertad.

Colocar tu copa menstrual

Lávate siempre las manos antes de colocarte tu copa.

Aprieta la copa hasta doblarla en 2 formando una “C” o sencillamente pon el dedo en la parte superior bajando la pared contra su base formando un triángulo.

Empuja con cuidado la copa dentro de la vagina. Se creará un efecto ventosa cuando la sueltes.

Utiliza un dedo para asegurarte que se ha abierto por completo.

Bájala hasta que te sientas cómoda y notes el efecto ventosa.

Retirar tu copa menstrual

Lávate siempre las manos antes de quitarte tu copa.

Tira con delicadeza del tallo con los dedos. Utiliza los músculos del abdomen, para empujar la copa hacia abajo hasta que los dedos puedan acceder a la base de la copa.

Presiona las paredes de la copa para reducir el efecto ventosa (las pequeñas perforaciones te ayudarán en este cometido), después suavemente saca la copa y vacíala.

En caso de dificultades al intentar retirarla, por ejemplo si no llegas hasta ella, tómate un momento y empuja con los músculos abdominales para que descienda.

No está recomendado usar la copa más de 8 horas seguidas. Lo ideal es vaciarla cada 6 horas durante el día.

Después de vaciarla, enjuágala bien con agua limpia antes de volver a colocártela.

Limpiar tu copa menstrual

Antes del primer uso, desinfecta tu copa menstrual. Para desinfectar tu copa menstrual, enjuágala a fondo y hiérvela durante cinco minutos.

La copa menstrual tiene que estar completamente sumergida en el agua durante la ebullición.

Para prevenir el descoloramiento debes limpiarla con un cepillo pequeño (como un cepillo de dientes) y agua.

Una vez al mes y antes de hervirla, limpia bien los relieves y agujeros con un cepillito (tipo cepillo de dientes).

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.